Qué ver en Mónaco en un día
Qué ver en Mónaco en un día

Puede sonar imposible ver buena parte de un país en apenas una jornada de paseo. Pero esto se vuelve más real cuando el lugar en cuestión es nada menos que Mónaco (el segundo país más pequeño del mundo por detrás del Vaticano). En ese caso, si el itinerario apenas ofrece un puñado de horas, es bueno saber qué ver en Mónaco en un día.

Mónaco cuenta con una gran cantidad de edificios históricos que atraen por su lujo. También hay construcciones religiosas, museos, lugares en los cuales apreciar magníficas vistas y, por supuesto, buenos sitios para comer a la hora del descanso.

Y lo mejor es que todo puede verse en poco tiempo, ya que las distancias son cortas.

Uno de los primeros lugares que hay que anotarse en la lista de qué ver en Mónaco en un día es el famoso Palacio de los Príncipes, también conocido como el Palacio Grimaldi, por el nombre de la familia real, que comanda Mónaco desde 1297.

Hasta ese momento, el Palacio fue una fortaleza genovesa. Luego, con el correr de los años, la dinastía de los Grimaldi hizo restauraciones hasta convertir al edificio en todo un emblema del principado.

Es posible recorrer el Palacio de los Príncipes si se paga una entrada de 8 euros, la cual incluye audioguía.

A pesar de ser una visita corta (alrededor de 40 minutos alcanzan para realizarla), vale la pena el paseo por la singular belleza del lugar, en el que se recorren unas 15 habitaciones distintas.

Palacio Grimaldi
Palacio Grimaldi

El Palacio está junto a una plaza que se llama, justamente, la Plaza del Palacio. Allí puedes disfrutar de hermosas vistas de todo Mónaco (se aprecian a la perfección cada uno de los yates del Puerto Hercule).

Vale la pena hacer un recorrido por la Place d’Armes, la Plaza de las Armas, muy cercana al Palacio de los Príncipes. Sobre todo para quienes son fanáticos de los mercados de alimentos, ya que allí se encuentra el de Mónaco: el Marche de la Condamine.

Lo más recomendable es que te asegures de pasar por allí a las 11:55. Es que cinco minutos antes del mediodía se realiza la tradicional ceremonia del cambio de guardia.

En el casco antiguo de Mónaco también hay mucho para apreciar. Para empezar, su fisonomía: se trata de una zona llamada “Le Rocher”, en español, “la Roca”, un monolito de 141 metros de alto que es la postal del principado.

La roca Mónaco
La roca Mónaco

Esta parte está llena de callejones, plazas importantes y edificios singulares como el Palacio de Justicia.

El Museo Oceanográfico es uno de los lugares a ver en este sector de Mónaco. Este es considerado uno de los acuarios más importantes de toda Europa.

Museo Oceanográfico Monaco
Museo Oceanográfico Monaco

En la zona del casco antiguo de Mónaco también se encuentra la famosa Catedral del principado, dedicada a San Nicolás. Puedes entrar libremente a este edificio lleno de lujo que data del siglo XIX.

Entre otras cosas, dentro de la Catedral se encuentra el Panteón de los Príncipes locales.

LA CATEDRAL DE SAN NICOLAS DE MONACO
LA CATEDRAL DE SAN NICOLAS DE MONACO

En la lista de qué ver en un día en Mónaco debe estar la visita al Puerto Hercule, sinónimo de lujo. Gigante embarcaciones se suceden en una zona llena de miradores y con algunas de las mejores vistas de todo el lugar.

Siguiendo con las construcciones características de Mónaco, hay que citar su imponente casino, justamente sobre la Plaza del Casino. El Casino de Montecarlo, cuyo diseño estuvo a cargo de Charles Garnier (también responsable de la Ópera de París) cautiva por su elegancia.

La plaza del casino
La plaza del casino

Muy cerca, se encuentra otro edificio icónico del principado: el Hotel de París. Quizás el presupuesto no alcance para dormir en una suite, pero sin dudas hay que recorrer su majestuoso hall.

Los fanáticos de Fórmula 1 deben agregar un ítem a la lista de qué ver en Mónaco en un día (quizás, para ellos, sea la primera opción): la Curva de Loews, que forma parte del Gran Premio de Mónaco y que es famosa en todo el mundo por ser una curva de lo más cerrada. Claro, la foto allí es obligada para todo aquel que ame los autos o las carreras a máxima velocidad.

Desde luego, cafés y restaurantes, según el gusto de cada persona, completan una jornada magnífica de paseo por una de las zonas más lujosas del planeta.

Los mejores restaurantes de Mónaco
Los mejores restaurantes de Mónaco

Dejar respuesta