Princesa Carolina de Mónaco
Princesa Carolina de Mónaco

Muchos piensan que la princesa Carolina de Mónaco es, aunque no tenga un título oficial que lo corrobore, la auténtica Primera Dama del Principado desde la muerte de su madre. Puede que este sea el origen de su mala relación con la esposa del príncipe Alberto, Charlenne Wittstock, pues ambas intentan no coincidir en actos públicos y se sospecha que tampoco mantienen relación en el ámbito privado.

Carolina fue la primogénita de los príncipes Rainiero III y Grace de Mónaco. Nació en 1957 y es la hermana mayor del actual soberano y de Estefanía de Mónaco.

Se considera una de las princesas más elegantes y estilosas del mundo y su vida siempre ha estado marcada por sus matrimonios, sus hijos y su vida social. Con todo, siempre ha destacado por buen hacer como Primera Dama extraoficial del Principado.

Biografía de Carolina de Mónaco

Carolina de Mónaco fue heredera de los derechos dinásticos del Principado hasta que nació su hermano Alberto en 1958. El motivo es que la Lay Sálica, que impide reinar a las mujeres, impera en el Principado. Dicen que su parecido físico con su abuela paterna, la Princesa Carlota Luisa Julieta, es extraordinario.

Tuvo una educación sencilla, que se desarrolló, sobre todo, en Las Damas de San Mauro, un colegio ubicado en Mónaco. Pero, en verano la enviaban a Estados Unidos, país de origen de su madre, Grace Kelly. Allí acudía a campamentos y convivía con sus primos durante las vacaciones. Carolina de Mónaco habla varios idiomas de manera fluida, entre ellos francés, inglés, español, italiano y alemán.

Cuando la princesa Grace murió, Rainiero repartió entre sus hijos las responsabilidades de su madre y lo hizo por Decreto Soberano. En ese momento, Carolina pasó a presidir el Festival Internacional de las Artes y la Fundación Princesa Gracia. Y es aquí cuando pasó a ocupar el papel de Primera Dama, junto a su padre, primero, y junto a su hermano Alberto, después. En reconocimiento a esta labor, Rainiero le otorgó la Gran Cruz de San Carlos, la más alta distinción de Mónaco.

En julio de 2011, el príncipe Alberto contrajo matrimonio con la nadadora sudafricana Charlenne Wittstock, nueva Primera Dama oficial del Principado. En 2014 los príncipes tuvieron mellizos, lo que provocó que Carolina retrocediera algunos puestos más en la línea sucesoria de Mónaco.

La princesa Carolina fundó el Ballet de Montecarlo y ha presidido la Orquesta Filarmónica del Principado, así como la Ópera y diversos festivales y fundaciones de Mónaco. Su hermano Albero la condecoró en 2005 con la Orden del Mérito Cultural, en grado de comandante, en reconocimiento a su labor en el ámbito de la cultura y las artes.

Los amores de Carolina de Mónaco

La princesa Carolina de Mónaco ha contraído matrimonio 3 veces y tiene 4 hijos.

Se casó por primera vez a los 18 años con Philippe Junot, a quien conoció en París mientras estudiaba filosofía. A sus padres nunca les agradó el pretendiente, al que perseguía la fama de juerguista y mujeriego. Se separaron dos años después, pero el Vaticano se negó a anular el matrimonio.

Tras su divorcio se fue a estudiar a Inglaterra donde mantuvo varios romances. Entre ellos, con el tenista Guillermo Vilas o con Robertino Rossellini.

En 1983 se volvió a casar con Stéfano Casiraghi, un enlace bien recibido por Rainiero quien todavía vivía apesadumbrado por la muerte de la princesa Grace. Con él tuvo tres hijos: Andrea Alberto Pierre Carisaghi Grimaldi, Carlota María Pomelina Casiraghi Grimaldi y Pierre Rainiero Stéfano Casiraghi Grimaldi.

Pero, en 1990 su marido murió en un accidente, cuando su embarcación chocó con una ola en una competición. A raíz de esta trágica pérdida, Carolina de Mónaco se retira fuera del Principado. Vivió nuevos romances, como su historia de amor con el actor francés Vincent Lindon. En 1992 el Vaticano le concedió finalmente la anulación de su primero matrimonio con Philippe Junot y así la Santa Sede pudo reconocer como legítimos a los tres hijos de la princesa y Casiraghi. El objetivo era que no fueran excluidos de una posible sucesión al trono en Mónaco.

Actualmente, Carolina de Mónaco tiene tres nietos.

En 1999 se casó con Ernesto Augusto de Hannover, con quien mantenía una relación desde hacía 3 años. Ambos tuvieron una hija, Alejandra Carlota Ulrike Maryam Virginia de Hannover Grimaldi y desde 2009 están separados de hecho, aunque no divorciados.

En 2005 fallece su padre, el príncipe Rainiero III.

Compartir
Artículo anteriorAlberto de Mónaco
Artículo siguienteLa roca de mónaco

Dejar respuesta