La fiscalidad de Mónaco
La fiscalidad de Mónaco

El Principado de Mónaco es conocido en todo el mundo por sus encantos e interés turístico, su historia y también por su sistema fiscal, muy atractivo para los grandes inversores. No es casualidad que la ciudad de Montecarlo sea una de las que concentra el mayor porcentaje de residentes millonarios, según el estudio realizado por la consultora WealthInsight. Por detrás están Zurich, Génova o Nueva York.

Ruta para ver Montecarlo en un día
Ruta para ver Montecarlo en un día

Este alto nivel económico se detecta simplemente observando detalles singulares. En Mónaco llama la atención no encontrar personas mendigando en la calle. Las calles están blindadas por uno de los sistemas de seguridad más inexpugnables del mundo. Se cuidan todos los pormenores para mantener una imagen de glamour y seguridad en este espacio que ocupa sólo dos kilómetros cuadrados rentabilizados al máximo. Prueba de ello es el alto precio de las viviendas y los alquileres. El turismo y los servicios financieros ocupan un lugar destacado entre los principales motores de la economía monegasca.

Ausencia de impuestos directos

El sistema fiscal del Principado se caracteriza por la ausencia de impuestos directos, salvo en dos supuestos. El primero contempla a las compañías que tienen más de una cuarta parte de su volumen de negocio fuera de las fronteras de este país, que tendrán que hacer frente al Impuesto Sobre Beneficios (ISB). También a aquellas sociedades dedicadas a cobrar rentas de patentes o derechos de la propiedad literaria o artística están obligadas a tributar. El gravamen para estas empresas está establecido en un 33,33%, que se calcula sobre los beneficios que obtengan.

El segundo caso son las personas de nacionalidad francesa que puedan demostrar que residen desde hace cinco años en el Principado. En este caso tienen que hacer frente al impuesto sobre la renta de las personas físicas que se aplica en Francia. El resto de residentes en Mónaco está exento de pagar el impuesto sobre la renta, sobre plusvalías o sobre el capital.

En contraposición a esta política impositiva favorable a las empresas, el Principado se caracteriza por aplicar duras condiciones a las compañías que quieren establecerse en su territorio. Se revisan especialmente las cuestiones relativas a la rentabilidad y la imagen.

Los bienes que se ubican en Mónaco también tienen condiciones impositivas especiales. Las transmisiones entre hermanos y hermanas están gravadas con un 8%, entre tíos y sobrinos con un 10%, entre otros familiares colaterales con un 13%, entre no parientes con un 16% y si es por línea directa se aplica el 0%.

Categorías fiscales para empresas

Existen otro tipo de tributos específicos para empresas, además del Impuesto sobre Beneficios (ISB) para compañías que tienen una cuarta parte de su volumen de negocio en el exterior o el gravamen para las sociedades que perciben los beneficios de patentes o derechos de la propiedad literaria o artística. El Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) se aplica con los mismos criterios y los mismos tipos que en el estado francés. El IVA es de obligado pago en todo el territorio de la Unión Europea desde 1993 con las adaptaciones de cada estado en función de sus políticas económicas y situación. Por otro lado, el IVA relativo a un bien inmobiliario se aplica en Mónaco sobre el sujeto pasivo.

Mónaco, destino para emprendedores, y su legislación para abrir un negocio
Mónaco, destino para emprendedores, y su legislación para abrir un negocio

Aduanas

Francia y el Principado de Mónaco funcionan con un acuerdo de unión aduanera desde 1963. En los dos territorios está vigente el mismo Código aduanero de Francia que se aplica de forma bilateral. Aunque el Principado no pertenece a la Unión Europea, también forma parte del territorio aduanero europeo. Esto permite que desde Mónaco se puedan proveer al mercado europeo de bienes y servicios en las mismas condiciones que en los otros países de la Unión.

Respecto a los derechos de timbres y registros, las coutas correspondientes se calculan en función del tipo porcentual que corresponda, que suele oscilar entre el 0,5 y el 7,5%, o bien con un importe fijo.

¿Qué hay que hacer para ser ciudadano de Mónaco?

Para ser aceptado como ciudadano de Mónaco hay que depositar al menos 100.000 euros en un banco del Principado y ser miembro de un estado de la UE o tener un visado francés de larga duración. Otros requisitos son tener un seguro médico privado y adquirir una vivienda en Montecarlo.

Requisitos para viajar a Mónaco
Requisitos para viajar a Mónaco

Dejar respuesta